Un mundo de anillos

24/9/11
Retomando la serie sobre el Sistema Solar, os presento a Saturno.

Saturno en colores naturales.
Créditos: Hubble.

Saturno es el sexto planeta del Sistema Solar, y el segundo en tamaño. Seguramente además sea el plenta más reconocible, por ser el único que cuenta con un sistema de anillos visible desde la Tierra. Al igual que Júpiter pertenece al grupo de los planetas gaseosos, con un radio entre 50.000 y 60.000 km aproximadamente (es por si alguien se pregunta por qué hay dos valores, es porque debido a una combinación de su rápida rotación, el hecho de que la gravedad es baja y a estar constituído principalmente de gas, el planeta está visiblemente achatado). Podría contener hasta 750 Tierras en su interior, pero al ser mucho menos denso que esta 'sólo' tiene 95 veces su masa (repito, 'sólo'). Lo forma hidrógeno en su mayor parte (90%) y helio (5%). Aunque se salga un poco del tema, es interesante decir que esta composición es muy parecida a la solar, lo que indica que el material a partir del cual se formaron es el mismo (un disco de polvo, pero ya hablaremos de eso). Saturno orbita a 1400000000 km del Sol, o lo que es lo mismo a 9,5 veces la distancia Tierra-Sol, y tarda treinta años en completar una vuelta completa alrededor del Sol. Eso sí, sobre si mismo rota como loco: ¡allí los días duran unas 10 horas y tres cuartos!.

Con razón dicen que las comparaciones son odiosas.
Si es que no somos nadie...

Al igual que pasaba con Júpiter, su estructura se compone de un manto muy extenso (los primeros 30.000 km) formado por hidrógeno y helio, que muy probablemente esconde un núcleo rocoso formado por elementos más pesados. En el centro del planeta se llegan a alcanzar unos 12.300 ºC, ¡lo cual es aproximadamente el doble de la temperatura en la superficie del Sol!

Aunque en un principio sólo se conocían los satélites más grandes de Saturno (Mimas (Estrella de la Muerte para los amigos), Encédalo, Tetis, Dione, Rea, Titán, Hiperion, Jápeto y Febe), cuando empezó a estudiarse el planeta más en profundidad resultó que en realidad tiene mogollón de satélites: ¡a día de hoy se conocen más de 60!


Esquema de los anillos de Saturno: distancias y tamaños.


A pesar de todo esto, seguramente lo más llamativo de Saturno sea su increíble sistema de anillos. A pesar de lo que pueda parecer, estos anillos ni son un único cuerpo contínuo ni están formados por gas: están compuesto por miles de millones de fragmentos de hielo, con tamaños que van desde unos pocos milímetros hasta bloques del tamaño de un edificio, y se extienden desde 6.000 km de la superficie del planeta (aproximadamente el radio de la Tierra) ¡hasta casi 120.000 km!. Para mí, de los más espectacular de todo el Sistema Solar.


Vista de los anillos de Saturno en color verdadero
desde la sonda Cassini.


Curiosidades sobre Saturno:

- La densidad de Saturno es muy baja. Tanto, que es menos denso del agua. Esto significa que si tuviésemos un océano lo suficientemente grande...¡Saturno flotaría sobre él! (Niños, no hagáis esto en la Tierra, que 'se nos traga')

- Uno de los motivos por los que se cree que Saturno alberga un núcleo sólido es porque el planeta muestra auroras boreales (y para ello hace falta un campo magnético, que se crea en un nucleo metálico). La diferencia con las terrestres es que las de Saturno pueden llegar a tener el tamaño de la Tierra entera.


Vista de las auroras boreales de Saturno
por el Telescopio Espacial Hubble.

- El satélite Titán es el segundo más grande de todo el Sistema solar (después de Ganímedes, satélite de Júpiter) y es el único conocido con atmósfera significativa. Además, se ha demostrado que al igual que ocurre en la Tierra con el agua, allí existen ciclos de metano, llegando a haber precipitaciones, nubes, ¡e incluso lagos!


Atmósfera de Titan desde la sonda Cassini.



Imagen en color verdadero de las nubes de Titán.
Evolución de nubes de metano en Titán. Y si os fijáis en la esquina superior izquierda veréis una mancha oscura...¡un lago!


Por extraño que pueda parecer, esto no es la Tierra. ¡Son lagos de metano en la superficie de Titán!


Además, durante el descenso de la sonda Huygens a la superficie de Titán, se grabó esto. Suena igual que un tipo que ha puesto un micrófono al aire y le ha dado al botón de REC...¡solo que está grabado en la atmósfera de Titán!

- Encélado, otro satélite, ha demostrado tener actividad geológica: ¡se han visto geisers de cientos de kilómetros de altura en él! Se cree que la actividad geológica está provocada por el efecto de la gravedad de Saturno y otros satélites sobre Encélado, que estiran el planeta, provocando una fricción capaz de calentar su interior.


¡Geisers en Encélado!

- Mimas, otro satélite de Saturno, tiene un parecido soprendente con la Estrella de la Muerte.


Mimas y su cinematográfico gemelo.


- Otro de los satélites de Saturno, Hiperion, tiene una forma que nada tiene que ver con lo que estamos acostumbrados a ver en una luna: de hecho, su estructura sugiere que en vez de un satélite creado alrededor de Satruno, posiblemente se trate del resultado de un satélite mayor que colisionó y se partió. Su densidad es pequeñísima, lo que supone que debe de estar lleno de cavidades. Se cree que en su mayoría está formado por hielo de agua.


Hiperion desde Cassini.


- Saturno tiene una curiosa 'nube' de forma hexagonal en su polo norte.


Movimiento de la nube hexagonal de Saturno.


- Los anillos de Saturno se llaman "anillos" porque no son un único anillo: en realidad están compuestos de un montón de anillos concéntricos. Los huecos se deben al efecto de los satélites, que por efecto de la gravedad van "empujando" las partículas de los anillos a una distancia determinada y van abriendo huecos.


Sistema de anillos vistos desde Cassini.


- A pesar de que lo parece, los anillos no son ni mucho menos perfectos. La influencia de los satélites altera su estructura, dando lugar a cosas tan curiosas como esta.


Vista de los anillos desde Cassini.
¡Hasta se puede ver la sombra de las estructuras
en los bordes de los anillos!


- Además, también existen pequeñas lunas situadas en el interior de los anillos, que van limpiando su camino a su paso.




Imágenes de una pequeña luna llamada Daphnis
vista desde Cassini. Se pueden ver las pequeñas
perturbaciones que crea en los anillos.


- Debido a la inclinación del eje de rotación del a Tierra respecto a su órbita, los anillos de Saturno no nos muestran siempre la misma inclinación. Esto permite verlos de diferentes maneras.


Imágenes de Saturno entre el 2005 y el 2009.
Créditos: Richard Bosman


- Los anillos tienen una extensión enorme (¡unos 80.000 km de largo!), pero su altura es mucho menor. ¡Tan solo 30 METROS!

- El motivo por el que vemos los anillos de Saturno es porque son muy reflectantes: están formados por millones de partículas de hielo que están continuamente colisionando entre ellos. De esta manera, el hielo se mantiene siempre 'limpio' y podemos ver la luz que reflejan.


ATENCIÓN: esta imagen NO es un montaje
(aunque el brillo está exagerado para apreciar diferencias)
Es un ejemplo perfecto de lo reflectantes que son los anillos de Saturno:
se trata de un eclipse solar visto por la sonda Cassini. El Sol está
detrás del planeta, pero podemos ver la superficie
iluminada por parte de la luz reflejada por los anillos
.
Merece la pena ampliarla.


- Las partículas de los anillos de Saturno giran a una velocidad de 48.000 km/h. ¡15 veces más rápido que una bala!

- Además del sistema de anillos tan vistoso, el telescopio espacial Spitzer descubrió un anillo mucho más grande rodeando el planeta. Este anillo no había sido visto antes porque, al contrario que los que todos conocemos, este emite en infrarrojo.




Esquema del resultado del Telescopio Espacial Spitzer.

Esto explicó un misterio que traía a los astrónomos de cabeza desde hacía años: la cara oscura de Jápeto. Este satélite muestra una zona negro-verdosa. Ahora sabemos que esto se debe a que Jápeto atraviesa este anillo de polvo y va acumulando material en su superficie, siempre en la misma cara.


Jápeto y su cara verdosa


- Si habéis leído los pies de las imágenes, habréis visto que la mayoría son de la sonda Cassini (colaboración de la NASA, ESA y ASI). Esta misión estaba formada por la nave Cassini y la sonda Huygens, fue lanzada en el 1997 y entró en órbita alrededor de Saturno en el 2004. El cometido de la sonda Huygens era la de posarse sobre Titán, lo que ocurrió en el 2005, mientras que Cassini sigue estudiando Saturno y su entorno, y generando una cantidad enorme de imágenes increíbles. Para cerrar esta entrada, os dejo con un vídeo increible hecho con varios de sus resultados. Por si alguien pensaba que la ciencia no puede ser bella. Que lo disfrutéis.


CASSINI MISSION from Chris Abbas on Vimeo.



Para saber más:
- Página principal de la misión Cassini (en inglés)

Compártelo: | | | | | |

4 comentarios:

KC dijo...

Por mi parte sólo me queda agradecerte estas entradas, Vagabundo. Me encantan.

Saludos.

El vagabundo de las estrellas dijo...

Muchas gracias KC, ¡se agradecen un montón los ánimos!

Un abrazo.

LILI dijo...

Magnífico.

LILI dijo...

Magnífico.

Publicar un comentario